Maneras de Producir Más Trabajando Menos

producir más trabajando menos

Como todos saben el tiempo es una comodidad limitada. Muchas personas tienen dificultad en el manejo de su propio tiempo. Trabajar menos puede dar mejores resultados.

Te levantas, sales a trabajar, realizas dos o tres tareas diarias y cuando regresas a casa ya son pasadas las 8 de la noche. Si te sientes identificado, es bueno que sepas que no eres la única persona a la que le pasa esto.

La mayoría de las veces, sentimos que el tiempo no nos alcanza para nada y que el mismo se nos va en nimiedades o haciendo una sola cosa durante el día. Todo se convierte en una especie de círculo vicioso que no puedes detener.

Pero tranquilo, es completamente normal. Casi todos nos vemos atrapados en el “fenómeno” tan temido y exhaustivo que conocemos como rutina. Lo más importante es no dejarnos envolver por ella y tratar de sacar el mejor provecho de cada día.

Como ser mas productivo

Seguramente te ha pasado que el tiempo que pasas en la oficina, por muy largo que sea o se te haga, no es suficiente para realizar tus compromisos. Este se debe a que no sabemos cómo aprovechar al máximo nuestro tiempo. Aunque la carga de trabajo de hecho es demasiado alta en determinados casos, el Business Insider explica que hay algunas maneras de lograr en realidad el mismo trabajo en menos tiempo.

Es bueno conocer que mientras unos logran organizar y programar cada minuto de su horario haciendo que el tiempo les rinda, otros, por su parte, consiguen esta tarea un poco más difícil y funcionan sobre la marcha.

Sea cual sea tu caso, en este post te brindaremos algunos tips con los que lograrás producir más, trabajando menos. No te preocupes, no tendrás que levantarte más temprano y mucho menos quedarte hasta tarde en la oficina.

Si logras poner en práctica todos los consejos abajo, o la mayoría, te aseguramos que no sólo completarás tu jornada laboral con tiempo de sobra e incluso lograrás adelantar algún que otro papeleo, sino que te sentirás más eficiente y valioso en tu oficina.

  • Evita realizar varias tareas al mismo tiempo: No eres una máquina, mucho menos un robot. Tu cerebro está capacitado para hacer cosas de manera simultánea pero no es bueno saturarlo. Además, no estarás completamente enfocado en ninguna de las asignaciones y es probable que no te salgan del todo bien. Un estudio de la Universidad de Stanford sugiere realizar varias tareas al mismo tiempo afecta el cerebro y la productividad.
  • Busca formas de relajarte: Encuentra aquello que te hace sentir bien y en paz y verás cómo todo fluirá de manera más natural. Escuchar la música que te gusta, tomar un té caliente o salir al menos 5 minutos a tomar aire fresco, son cosas que ayudan enormemente cuando la mañana se te está poniendo pesada.
  • Equilibra tu vida personal y social con la laboral: Esto es de suma importancia. No puedes pretender trabajar todo el día y no tomar algo de tiempo para ti. Lo ideal es siempre tener algo que hacer en casa o con amigos, las preocupaciones déjalas dentro de la oficina. Si no logras poner a descansar tu mente, se te hará imposible rendir al día siguiente.
  • Descubre tu tiempo más productivo: No todos somos iguales y por lo tanto no tenemos los mismos gustos ni formas de actuar o realizar las cosas. Analiza un poco sobre qué momento del día te sientes con más ganas de concretar tus asignaciones y ése tiempo es el que debes utilizar. No es que el resto de la jornada no hagas nada, tan sólo saca beneficio del período donde te encuentres más creativo y entusiasmado.
  • Automatiza tus tareas de rutina: Si sabes siempre al llegar debes sacar 50 copias de un mismo documento o planilla, por ejemplo, puedes dejar algunas listas desde el día anterior si te es posible. Con esto ahorrarás tiempo y es una cosa menos que hacer y que deja espacio para otra tarea.
  • Ten una buena relación con tus compañeros: A veces es un poco difícil pero hay que esforzarse en este punto. Está comprobado que el tiempo pasa mucho más rápido cuando nos encontramos distraídos y entretenidos, y qué mejor manera de hacerlo que riendo e intercambiando anécdotas con aquellas personas con las que compartimos a diario.
  • Dale prioridad a las tareas complicadas: Quizás pensaste que era mejor realizar primero las tareas que se te dan con mayor facilidad. Sin embargo, no es así. Una vez que terminas las sencillas, tu cerebro se frustrará al intentar realizar algo complicado con una cantidad limitada de tiempo. Es mejor dedicarle toda la atención necesaria a esos quehaceres con los que no estamos muy familiarizados y luego dejar descansar nuestras neuronas con lo más simple.
  • Confía en ti: Estás calificado para el trabajo, de otra manera no te hubieran escogido para ocupar el escritorio en el que te encuentras actualmente. Deja de preocuparte si no tienes éxito en el primer intento, ya tendrás otras oportunidades de demostrar que puedes hacerlo mejor. Todos tenemos nuestras altas y bajas, no dejes que un pequeño error te consuma.
  • Diviértete: Este es el consejo que debes tener presente siempre. Ten en cuenta que no vas a poder funcionar de una manera correcta si no te encuentras feliz. Es de suma importancia que trates de estar relajado y disfrutar de todo lo que te rodea, incluso las pequeñas cosas. Recuerda que por algo escogiste esa empresa o trabajo, porque es lo que te apasiona.

Como es normal en la naturaleza humana, no todos los días son buenos. De igual manera, no todos los días son malos. Cada uno tiene sus aspectos positivos al igual que negativos, todo está en la manera en que los afrontes.

Estos tips sólo muestran algunas pocas formas que puedes aplicar para aprovechar el tiempo. Sin embargo, está en ti sacarles el máximo provecho y utilizarlos de la manera en que te parezca mejor.

 

Tags: , , , ,

 

Destacamos

 
 

Compartir esta pagina